¿Cómo elegir una secadora?

¿Cómo elegir una secadora?

En el momento de comprar una secadora, ¿qué tipos están disponibles y con qué funciones cuenta cada uno de ellas? En esta sección te lo explicamos. En Electro Premium podemos encontrar secadoras de evacuación, secadoras de condensación y secadoras de bomba de calor:

  • SECADORAS DE EVACUACIÓN:

    Se trata del modelo más sencillo y habitual del mercado. Obtienen el aire del ambiente, se calienta a través de resistencias eléctricas, pasa por el tambor que seca la ropa y sacan el aire por un tubo ubicado en una de las salidas del hogar, por ejemplo por una ventana. SECADORAS DE CONDENSACIÓN:

  • Estos modelos funcionan de una forma muy parecida a las secadoras de evacuación. Sin embargo, en este caso, el aire húmedo no se expulsa al exterior a través de un tubo sino que se condensa y se acumula en una bandeja.
  • SECADORAS BOMBA DE CALOR:

    Este tipo de secadora ha empezado a producirse y a introducirse del mercado recientemente. Las secadoras de bomba de calor calientan la ropa mojada. El calentamiento que antes realizaban las resistencias en este caso lo realiza un condensador de bomba de calor. En principio, su funcionamiento es muy similar al de un deshumidificador. Este tipo de secadoras son tres veces más eficientes que las demás aunque, en el momento de comprarlas, tienen un precio más elevado. Cabe destacar, en este sentido, que los ciclos de secado en este tipo de lavadoras son un poco más lentos por un motivo: la bomba de calor no es capaz de calentar el aire hasta temperaturas tan altas como las resistencias. Tienen también más posibilidades de avería, ya que implica más elementos y piezas, como un compresor o un sistema de expansión.

LA CAPACIDAD DE CARGA

La capacidad de carga es el total de quilos de colada que la secadora puede secar de una forma óptima. Cabe destacar que las cifras más habituales, en este sentido suelen ir de los 6 kg a los 9 kg. Las medidas habituales, suelen estar alrededor de los 60 cm de ancho y los 85 cm de altura.

  • HASTA 7 KG DE CARGA:

    Se trata de secadoras adecuadas para hogares de dos o tres personas, en las que se pueden secar prendas de vestir. No es recomendable, sin embargo, llenarlas demasiado para no obtener un resultado no deseado por estar las prendas demasiado arrugadas. En este caso, por ejemplo, si se desean secar toallas o almohadas es mejor hacerlo en un ciclo separado del de las prendas de vestir.

  • DE 8 KG DE CARGA:

    Son los modelos más habituales y también los más vendidos por tratarse de máquinas de un tamaño adaptable a la mayoría de los espacios destinados a estas piezas a la vez de por ser eficaces para secar todo tipo de colada; prendas de vestir, ropa interior, sábanas, toallas, albornoces, etc.

  • MÁS DE 8 KG DE CARGA:

    Este tipo de secadoras son adecuadas para hogares de más de cuatro personas. Son aptas para secar piezas textiles muy grandes y de más peso. Gran capacidad de carga para no tener que preocuparte en ningún momento del día.

EL CONSUMO

La capacidad de carga de una secadora está también relacionada con su consumo. Normalmente, se mide con los modelos más habituales, que, cómo hemos avanzado, son los de ocho quilos. Así, debemos tener en cuenta que el consumo por tipos es el siguiente:

  • Secadoras de evacuación: 4,8 kWh.
  • Secadoras de condensación: 4,2 kWh.
  • Secadoras de bomba de calor: 2,2 kWh.

De este modo, vemos que el tipo de secadora que más consume es el de evacuación y el que menos la bomba de calor.

¿EN QUÉ DEBO FIJARME AL COMPRAR UNA SECADORA?

Teniendo en cuenta los tipos de secadoras disponibles, el consumo de cada uno y las diversas capacidades de carga detallamos qué características se deben tener en cuenta en el momento de escoger el modelo de secadora que más se adapte a las necesidades de cada consumidor.

  • PROGRAMAS Y FUNCIONES:

    Según el tejido de cada prenda. Es importante fijarse si disponen de programa de algodón, lana, microfibras, toallas, lencería, etc. Lo más importante de tu secadora es que trate con delicadeza las prendas que trate, sean del tejido que sean. Por este motivo, hay muchos modelos que incorporan tambores especiales soft, diseñados para conseguir un buen acabado.

  • CLASIFICACIÓN ENERGÉTICA:

    ¿Cómo repercute el uso de la secadora en la factura eléctrica? Disponemos de eficiencias energéticas B, A, A+, A++ y finalmente A+++.  Se recomienda adquirir un modelo con una eficiencia alta, A++ o A+++, ya que al principio pueden resultar más caras pero, a la larga, suponen un ahorro.

  • POTENCIA SONORA:

    El sonido de las secadoras se mide en decibelios; la mayoría producen un ruido que llega a un máximo de 65 dB. Es importante también tener en cuenta el nivel de vibración; algunos modelos incorporan paneles para evitarla.

No Comments

Post A Comment